Gotas de ti.

Un día de lluvia como cualquier otro. El agua recorre mi cuerpo. El aire frío golpea mi rostro y tu recuerdo me golpea con más fuerza.
Me había prometido no extrañarte,  no mirar hacia atrás, no caer en lo mismo… pero al final del día,  no es la única promesa que he roto. Es triste no poder cumplirlas ni siquiera contigo mismo, pero creo que me estoy acostumbrado. Pero he decidido dejar de luchar.
Me siento en el pasto, dejando que la tormenta me muestre que no soy inmune a ella, ni a ella ni a ti. Pero poco importa ahora.
Porque evitar a la lluvia es incluso más fácil que evitar todo lo que siento… todo lo que me haces sentir.
Una gota me recuerda tu sonrisa, una más me echa en cara que al menos una vez yo la puse en tu rostro.
Otra gota me trae el pasado, y miles más caen sobte mí: todas esas promesas que rompimos.
Al fin y al cabo,  las promesas se hacen para quebrantarse algún día.
El viento me pide que sea como él.  Nada lo detiene y sólo sigue su camino. Sin recuerdos,  sin pasado, y con un futuro incierto, y sopla aún más fuerte al percatarse de que no me muevo ni siquiera un milímetro. Pero no lo entiende,  y nadie puede hacerlo.
A veces sientes algo tan inmenso, tan apasionado,  tan intenso,  que crees que nadie más lo ha sentido antes,  y llega a ti un nuevo dilema: desearías que alguien pueda comprender por lo que estás pasando, que sepa exactamente cómo te sientes, pero la envidia es más fuerte, y amas creer que has descubierto el secreto más grande de la humanidad, y que nadie nunca podrá sentirse de la misma forma que tú.  Deseas con todas tus fuerzas que alguien comparta eso contigo, pero deseas aún más guardarte eso para ti: lo mejor y lo peor que ha podido pasarte en toda tu vida.

A pesar de todo lo que pasa a tu alrededor, conservas calor dentro de ti,  y eso es justo lo que siento. La cuestión es que ha empezado a quemar. Conoces a alguien que te muestra de lo que eres capaz, de todo lo que puedes sentir, y de pronto todo eso que llevas dentro comienza a destruirte. Gota tras gota. Palabra tras palabra. Recuerdo tras recuerdo.
Cierro los ojos y me sumerjo en algo que es más grande que todo. Me sumergo en el pasado y en el presente, y ni siquiera puedo llegar a tocar el futuro. No estoy cayendo ni estoy avanzando, más bien estoy flotando.
Me quedo estática en ese punto que jamás llegas a percibir: el presente. Cuando menos me lo espero, el pasado toma ventaja y comienza a acercarse,  pero sin llegar a tocarme, y ahí está otra vez ese sentimiento, casi podría jurar que una versión pasada de mí ha vuelto a recordarme todas esas cosas que creí haber dejado atrás.  Y comienzo a confiar en el pasado. De pronto parece que puedo confiar sólo en mis recuerdos, u entonces la realidad me golpea: no estoy siendo yo misma. No puedo volver y nunca podré hacerlo.
Y entonces todo cobra sentido, o casi todo. Nunca volveremos a ser lo que fuimos, nunca volveremos a sentirnos igual, lo qie ayer significaba todo en nuestro mundo, hoy simplemente no tiene sentido. Lo que solía ser un sólo mundo (el nuestro) terminó dividiéndose. Cada uno con circunstancias distintas, con caminos separados, con historias diferentes. Las sonrisas, los momentos, las miradas, las palabras, las promesas… todo lo que hicimos siempre va a formar parte de nosotros, y siempre va a permanecer ahí, pero no de la forma que esperamos. Significaron algo, y siempre va a ser así, pero nunca lo mismo que en aquel momento. Es nuestra historia y son nuestras cosas, pero no somos nosotros.
El sol comienza a asomarse entre las nubes, pero no brilla como antes.
De pronto dejo de confiar en los recuerdos, pero me aferro a ellos, por miedo a caer de pronto.
El pasado nunca me alcanza, y nunca podré tocar al futuro.
He decidido dejar de luchar. He decidido empaparme con todo lo que me rodea… empaparme de ti.
Nadar contra la corriente no tiene sentido, así que me sumerjo. Me sumerjo en ti, en tus recuerdos, en la forma que me veías, esa mirada que me dijo todo lo que necesitaba saber, en tu sonrisa, en tus promesas, en nuestros planes, en el futuro que construimos en nuestras mentes.
No quiero olvidarte y no voy a hacerlo jamás. Voy a dejar que fluya, voy a pensarte hasta que ya no duelas más. Cada cosa que hicimos nuestra, permanecerá así: siendo sólo de nosotros, aunque ese nosotros ya no exista.
Cada cosa que me lleve a pensarte, será una gota que caiga del cielo. Así como cada estrella que contenga algo nuestro.
La lluvia para y permanezco ahí. Tirada, dejando que tu imagen me llene de calor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s