Ahora las estrellas llueven porque se rehusan a permanecer en el cielo si no las cuento contigo.