Día(s) de (la terrible) incertidumbre.

Te he conocido bajo la lluvia

y en los fríos inciertos que suceden en primavera.

Te he conocido entre las flores

que despiertan y se abren todas las mañanas de verano

y también cuando las hojas 

hacen sonar los pasos de los amores

apresurados.

Te he conocido en la oscuridad

valiendome de mis manos

para reconocer tu rostro.

¿Por qué, entonces, 

amor mío,

en días como estos,

en que la brisa acaricia mis mejillas

y una suave llovizna recorre tranquilamente ni espalda,

no te conozco, y me siento a pensar

mientras las nubes pasan,

mientras  el sol recorre el cielo,

que hace mucho que no 

nos conocemos?

¿Cuando vas a volver a encontrarme?